FUTURO DE NADIE

Pacífica y mortal esta comodidad de los esclavos cuando nos dan el día libre, esa manía que tiene el tiempo de aumentar su velocidad cuando te queda menos, y las sábanas que no tienen compasión se deshacen por mero placer innerte, de cuando uno termina sabiendo que para nadie fueron todos esos días perdidos.

Asumamos que nos acomodamos en la creciente ola de inmovilismo que suele afectar a quienes ya no les asombra cualquier cosa. Ni esos pedazos de carne desparramada por el suelo que ensombrecieron a la raza humana trás aquella guerra tecnologica, ni las pesadas horas que recorres bajo la mirada de un sol que ya hierve demasiado.

Asi es la vida en éste 2044 en el que ya nunca podré dibujar la memoria ni las pasiones de las cansadas pero fuertes palabras que nunca te dije. Lo se de sobra, sé que tal vez hubiera podido acariciar el exito de los reconicimientos, la jauría de las fiestas locas, el amor de los amantes, el sabor de tus instintos y la fiebre del dinero, sé que tal vez hubiera sido posible mirarte a los ojos y decirte que cuando me faltaras seguiría resistiendo y luchando contra quienes juzgan la vida a cada paso, pero ya ni siquiera la lluvia refleja los amaneceres de mí interior que fiel a las heridas reconoce los errores.

Quién puediera decirte ahora que logré la calma en los días raros, que logré mantener la vista al frente y la mirada limpia, que conseguí a base de esfuerzo reconocerme en la fe intacta, esa que perdí por buscarte. Ahì fuera no queda nada más que restos de algún incendio y balas perdidas que creen de su popiedad los cobardes, tan solo recuerdo el humo y las luces en un tiempo que era para ser lo que quisieramos.

Aquí, en mí vacío, ya no asoma la mentira, la cual consegui desterrar de mí inocencia aunque no lograra conquistar en mí la llamada de ningún Dios, pero es cierto que tampoco él lo merecia. Después de mirar afuera me doy cuenta de que nunca tuvimos la menor opción de hablarnos con franqueza, la humanidad estaba destinada a desaparecer entre miedos y desesperanza. Cada cual sostuvo su vela lo mejor que pudo, pero jamás sopló viento para que pudiera moverlas. El desierto bajo el sol resultò fiel a su promesa, la tierra ya no abastece a ninguna criatura, ni siquiera quedan arboles ni plantas, tan solo este calor en el aire casi irrespirable, el agua tan solo sirve para envenenar nuestros organos y ya no quedan pastillas para el dolor que siento en mís brazos. De igual forma fuimos muriendo a cada verano. Ya no queda tanto que decir, tan solo estas lineas de consuelo por si alguien encontrara estas letras en un futuro que desconozco.

No se vive de sombras ni se alimenta la esperanza, tan solo queda la ausencia en el camino. Poesías y emociones que deseaban la mejor de las ansias, recuperar el fervor de los días inspirados, permanecer en la tierna sensación que me trajo tu ser, anularme a las perezas que nunca supe vencer, ladrarle a la luna y embestir cada mañana sin descanso en un intento loco de ser alguien, pero ahora no es más que la falta de compañia la que habla. Solo una última cosa, jamás se rompió el juguete, pués éste nunca existió.

14/04/2044

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.