MANIFIESTO Delirante Con Sentido

¿REIRSE? CASI TODOS LOS DÍAS…

Estoy encantado de conservar la pasión por la música, y además siempre encuentro a quién con la suya me hace vibrar. La verdad, hubo un tiempo en el que tenía mucha prisa por llegar a una especie de lugar imaginario el cual me proporcionara algún tipo de reconocimiento e incluso me permitiera seguir viviendo de mi arte, y en realidad quitándome algunos asuntos no necesito grandes cantidades.

Ahora, 20 años después de que comenzara con esa mí música, y 30 años después de que comenzara como músico, no vivo esperando a que me vengan los aplausos a visitar a casa, ni mucho menos, y se de sobra que es fácil perder el respeto ante alguien que se muestra cercano.

La vida no me da miedo, y quién más quién menos tiene mucho que esconder. En una sociedad hipócrita consigo misma no vende mucho alguien que hable del interior. La extroversión se come toda posibilidad de profundizar en nada, pero a mí las emociones me cuestan años de riesgo y precisión. De sobra están algunos especímenes que hablan de cual de las banderas es más que otra. Es como quién farda de polla grande.

Estoy orgulloso de muchas cosas, y me entristecen otras, ¿pero reirme? En cuanto tengo ocasión. Y no pienso dormirme en los laureles de logros ni pasados ni venideros, se de sobra que hasta para la música los medios de comunicación que proporcionan difusión están politzados, de tal forma que por ejemplo aquí en Euskadí hay quién tiene como referente a Fermín Muguruza, y en cambio otros tienen a Kepa Junkera, ambos abanderados de uno u otro partido político, de izquierdas o derechas. Y en España ni te cuento, que critica a una buena Artista por mezclar las sagradas raíces del flamenco con otros estilos, como ya criticaron a Camaron o a Paco de Lucia en su día por fusionar y en definitiva innovar, transgredir, por arriesgar, por buscar, por encontrar, y a la vez por resistirse a quedarse en lo convencional.

Cada País tiene sus referentes, y es sabido quienes chupan de la bandera y quienes no. Born to the U.S.A.

Yo conocí a Carmelo Bernaola, un gran compositor bastante reconocido al cual le llovían propuestas cinematográficas las cuales le dotaron de un renombre importante, aunque fuera la sintonía de “verano azul” la que le proporcionara más dinerito. Me dio un sermón al dictado de la música cinematográfica que nunca olvidaré, pero no lo olvidaré por su falta de interés en la enseñanza y por meter un tochaco de dictado a unos jóvenes que buscaban referencias en el aprendizaje. Lo curioso es que estaba amargado el hombre, como curioso es que hoy en día un festival, o no se si son unos premios, llevan su nombre.

En cambio en ése mismo curso intensivo de 2 o 3 días estaba otro compositor más humilde el cual hoy en día tiene su nombre más o menos reconocido, Carles Cases, un catalán y grán compositor que me resultó muy cercano, y que parecía ponerse medio rojo al enseñarnos su obra. Luego estaba quién para mí, pese a tener grandes obras, era una especie de bufoncillo titiritero que más que enseñar distraía al alumno, el cual se codea por Zarautz con Arguiñano y algún otro ilustre, parece un tío jatorra, ya sabéis, de esos que toman txikitos por el pueblo, Angel Illarramendi, para mí no resultó de gran ayuda. Y tiempo más tarde otro reconocido el cual posee una gran destreza musical, muy beneficiado de una posición que le proporciona grandes trabajos, supongo que no tantos como él quisiera. Pascal Gaine, su curso me sirvió para darme cuenta que al igual que yo, había un puñado de jovenes los cuales dominaban a la perfección tanto el lenguaje musical como visual, y a la vez controlaban la tecnología musical sobradamente. También tuve alguna historia con quién fuera en su día Frontman de Itoitz, que lejos de quedarse en su éxito del pasado con temas como “Lau Teilatu Gainean” en ina especie de Pop Rock Euskaldun, decidió adentrarse en la experimentación y en el mundo sinfónico, para ser sincero, de los más sensatos.

Han habído alguno más, y todos ellos gozan y han gozado de oportunidades en diferentes proyectos, todo proyectos cinematográficos, como si la música instrumental estuviera destinada únicamente a ese fin.

Cierto es que a nadie le amarga un dulce, y cualquier proyecto que le llegue a uno es una bendición, algo que te proporciona un poco de dinero y a la vez te deja desarrollarte en tú pasión.

Aquí, ahora, se acabaron los lamentos de quienes sienten más allá de los intereses políticos. En el fondo el enchufísmo es y ha sido siempre lo que más funciona, y el dinero llama al dinero, y éste se consigue a base de manipular a las personas. Quién mejor miente más avanza hacía algo que en realidad nada tiene que ver con la música.

Mí música, que a muchos les aburre y a otros tantos les encanta, no es una música del tipo banda sonora para generar un efecto emotivo realzando imágenes o acompañando a un personaje en un viaje más o menos serio, y cierto es que dentro de toda esa belleza que desprendo hay algo mucho más profundo, algo visceral que hace que no llegue del todo a un tipo de personas. Esos que tapan lo humano con risas prefabricadas y monos de feria maltratados.

¿Reirme? Muchas veces, tengo muy buen aunque refinado humor, tal vez un poco sarcastico, incluso me he currado algún monologo improvisado que sería apto para cualquier Comedy Channel, pero hay situaciones en las que uno tiene que demostrar de que pasta está hecho, y no me refiero a batallas de machitos con polla grande o de marujas de lengua larga. Me refiero al ser, al atreverse a ser diferente pese a quien pese y moleste a quién moleste. Roberto Iniesta dice que un filósofo que no hiere los sentimientos de nadie no es de gran valía. Ese si que se lo ha currrado, a pesar de que en su casa no lo podían ni ver.

Del pueblo y para el pueblo, pero cuidado, que éste seleccionará a la corta y a la larga. ¿Alguién cree que Maluma tiene alguna profundidad la cual aporte algo a la existencia?, pues en otros géneros ocurre lo mismo, y más allá de los generos.

A lo que voy es a que no me interesan hace tiempo los reconocimientos si vienen por cuestiones políticas, tampoco si vienen por méritos que no he cosechado.

Una cosa es segura, hay casi 70 personas que han reservado y pagado anticipadamente un álbum que todavía está sin terminar, y lo hacen desde el corazón en tiempos en los que los CDs ya no tienen sentido, pero saben que la cultura de la música gratis tampoco favorece la creatividad, y aún vendiéndolo a un precio ridículo, es un gesto que dice mucho de cada uno de ellos.

Es como quién no cree en utopías…

Yo creo en ellas, porque me han hecho avanzar hacia un ser más completo, sin ser por ello perfecto. Lo que es seguro es que alguien como yo no le agrada a todo el mundo, y hay todavía quién piensa que hago música relajante, y quién le entra el sueño al escucharme, pero no es por relajación, sino porque es una música libre de juicios morales y libre de hipocresías mentales. Allá cada uno, yo me siento estupendo creándola y después compartiéndola, y se que hay a quién le llega, lejos de cuadriculados y cerrados en estilos.

La vida te sorprende a cada paso, y cada paso es una sorpresa, cada sorpresa un error, y cada error un aprendizaje.

Así que cría cuervos y…

Buenas Noches.

 

DISCOGRAFÍA COMPLETA
https://musicalabrasz.com/discografia-completa-en-youtube/

CANAL OFICIAL DE YOUTUBE
https://www.youtube.com/c/sergiozurutuza

PERFIL DE ARTISTA EN SPOTIFY
https://open.spotify.com/artist/3vYPrl576ATiHmfDIYASGX?si=dsM7lBEkQXaETC4Grw_uJA

AMAZOM (DESCARGA)
https://www.amazon.com/gp/aw/s/ref=is_s?k=sergio+zurutuza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.