Lo no bebido…

Disperso en el poco movimiento interior. De esos en los que ni el silencio habla. Acurrucado en la esquina de un viejo bar, sin beber ni un solo sorbo de distancia. Distancias cortas que me apabuyan los sentidos de un reino amablemente hostil. Disfraces en las hogueras de un cuerpo que cae empicado al vacío de los sordos de corazón. Minuto a minuto rebuscando en la osadía de los desiertos brazos que me acompañan. Lastres de vida inquieta en la quietud. Y la similitud de unos ojos que encierran pensamientos tremendamente vagos de esperanza. Y la alabanza de hombres semi dioses que prolongan las cortas faldas de un mosaico de títeres. Irresistible en lo cercano de un recuerdo demasiado humano. Romperse las manos para recuperar un chasquido de dientes afilados por la noche que marcó la inocencia de tus pasos. Hablando de ti sin ti, en la poca ternura de un comienzo estrellado. Apaleando ratas de laboratorio mental. Y el corazón se estremece en una mezcla de sudor y talento usado, rebanado, despreciado. Y los trozos de piel que respiran se esconden en la esquina de mi bar sin vida. Tragando saliva, meciendo el triunfo de lo burdo. Y decir adiós sin pagar la cuenta de lo no bebido…

FB_IMG_1499347942055

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.